El hogar digital optimiza la calidad de vida de personas dependientes y mayores



La esperanza de vida ha aumentado a lo largo del último siglo de manera exponencial. En España entre 1992 y 2013, los hombres han pasado de tener una esperanza de vida 73,9 a 80 y la de las mujeres de 81,2 a 85,6 años, según datos del INE. Se calcula que en el año 2050 España será el tercer país más envejecido del mundo, por delante de Japón. 

El cambio de la estructura sociodemográfica también afecta a la organización familiar y social. Actualmente los modelos familiares han cambiado y en una misma época pueden llegar a coexistir hasta cuatro generaciones. 

Aunque la vejez no es sinónimo de fragilidad, es evidente que se vive más, pero también se enferma más. El envejecimiento crea nuevas necesidades sociales como la dependencia de las personas mayores. Se calcula que alrededor del 20%  de los mayores de 65 años son dependientes en algún grado. No existe todavía suficiente conciencia social sobre los problemas que tienen las personas mayores dependientes, salvo cuando surgen en alguna familia.

En líneas generales, las personas mayores prefieren continuar viviendo en sus hogares y recibir la asistencia a domicilio. Así, las tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) se han convertido en una herramienta esencial para promover la vida independiente y mejorar la calidad de vida de las personas mayores. 

Las necesidades a cubrir se pueden agrupar en cuatro apartados: seguridad, movilidad y confort, cuidados de salud y ocio y entretenimiento. Aunando la búsqueda de cubrir estas necesidades a través de las TIC nace el concepto de Hogar Digital. 

EL hogar digital permite la automatización y coordinación de todos los dispositivos de la vivienda que puedan ser controlados para simplificar y mejorar la calidad de vida de las personas residentes. La adaptación domótica de las viviendas a las necesidades de las personas mayores hace posible reducir su nivel de dependencia y recuperar su autonomía. También se reducen los costes sanitarios y de institucionalización, mejora las relaciones sociales y puede ser una herramienta de rehabilitación y prevención. 

El hogar digital ya forma parte de la realidad y poco a poco se irá normalizando en los hogares de mayores y dependientes. Aunque todavía deben superarse algunas barreras, como el manejo y la instalación de las tecnologías, es una solución eficaz y eficiente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones adaptadas para dependientes y cuidadores, es posible

Nuevos pulsadores de cama para personas muy dependientes

Ibernex implementa su solución HELPNEX en la Residencia de Ancianos de Ascó